El entrenamiento funcional es una modalidad de preparación física en expansión que se basa en el trabajo de la fuerza funcional, de ahí su nombre. Esta fuerza, que es la que empleamos constantemente en la vida cotidiana y al practicar deportes, se caracteriza por involucrar a todo el cuerpo y no a un grupo de músculos.

De hecho, los ejercicios del entrenamiento funcional imitan los movimientos naturales que se producen en la vida diaria y/o en los deportes,

De esta manera, con el entrenamiento funcional podemos mejorar nuestras cualidades físicas para obtener un rendimiento superior en nuestra práctica deportiva o en nuestras actividades cotidianas, al mismo tiempo que incrementamos la fuerza del músculo, la capacidad de coordinación, de equilibrio o el nivel de resistencia.

Para conseguir estos objetivos, los ejercicios de entrenamiento funcional no requieren de máquinas sofisticadas, sino que se realizan con equipamientos deportivos más sencillos pero igual de efectivos como las pesas kettlebell, las mancuernas, la pelota medicinal o la comba.

Ejercicios de entrenamiento funcional

Uno de los mejores ejercicios de entrenamiento funcional es el curl de bíceps con elevación de piernas, para el que sólo se necesitan unas mancuernas. Se trata de, con una mancuerna en cada mano, ir flexionando de manera alterna los brazos para trabajar los bíceps, y, simultáneamente, elevar la pierna del brazo que estemos trabajando, como si estuviéramos subiendo una escalera.

Otro de los ejercicios funcionales más realizados es el de zancadas con remo, en el que de nuevo, con dos mancuernas en la mano, se realizan zancadas hasta que la rodilla esté casi al nivel del suelo mientras ejecutamos el movimiento del remo con las mancuernas.

Por otra parte, el ejercicio de elevaciones laterales y de rodillas también tiene muchos beneficios. Consiste en elevar las rodillas y efectuar estiramientos de brazos con las mancuernas.

También, podemos hacer otros tipos de ejercicios funcionales sin ningún equipamiento como las sentadillas de desplazamiento que se basan en ejecutar la tradicional sentadilla y acto seguido correr rápido un metro hacia adelante y regresar corriendo, un poco más despacio, hacia atrás, para realizar otra sentadilla nuevamente

En último lugar, correr sin avanzar es otro de los ejercicios funcionales más habituales, en el que debemos subir y bajar las rodillas sin parar y con el movimiento de brazos correspondiente, como si estuviéramos corriendo.

Apuesta por los ejercicios de entrenamiento funcional para mejorar tu estado físico sin grandes esfuerzos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Mas información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar