1

Los compresores de aire son unos aparatos que logran incrementar la presión y desplazar los fluidos comprensibles como los gases y los vapores. Tiene numerosas aplicaciones dependiendo del tipo de compresor que sea, por ello es importante conocer cada uno de ellos. ¡Conozcamos los distintos tipos de compresores de aire!

  • Compresores de aire de émbolo – Este tipo de comprensor es el más utilizado tanto por su precio asequible como por su flexibilidad de operación que posibilita que pueda trabajar con caudales de distintas magnitudes y con presiones tanto bajas, como medias o altas.

    Este grupo, a su vez, aglutina dos tipos de compresores de aire de émbolo:

  • De pistón – Como su propio nombre indica, la compresión se efectúa por el movimiento alternativo de un pistón accionado por un mecanismo biela-manivela.
  • De membrana – Se basan en una membrana que se activa por la acción de una biela montada sobre un eje motor excéntrico. Se caracterizan por producir de aire comprimido absolutamente exento de aceite, motivo por el cual suelen ser muy empleados en el ámbito de la medicina o de los procesos químicos.
  • Compresores rotativos – Este tipo de compresores de aire logran el incremento de la presión del aire gracias a un giro de un rotor. De forma, que el aire se aspira cuando el rotor gira en una determina dirección y posteriormente se comprime.

    Se dividen en:

  • Compresor rotativo de paletas – Contienen una serie de paletas radiales sobre el rotor que ejercen fuerza sobre las paredes de la cámara de compresión cuando giran (por la acción de la fuerza centrífuga). Resaltan por ser silenciosos y por suministrar un caudal constante.
  • Compresor de tornillo – Son uno de los tipos de compresores más modernos que sobresalen por su bajo desgaste y rentabilidad, lo que repercute en su precio que es más elevado que los convencionales. Su funcionamiento se basa en el giro de dos tornillos helicoidales que comprimen el aire que ha entrado por el orificio de aspiración, y lo expulsan hasta el orificio de salida.
  • Compresor roots – Se diferencia en que trasladan el volumen de aire aspirado sin comprimirlo y sin que haya reducción de volumen y ni aumento de presión. Se utilizan cuando se necesita aire comprimido a bajas presiones sin lubricante.
  • Turbo compresores – Operan bajo el principio de la dinámica de fluidos, que afirma que el aumento de presión no se obtiene a través del desplazamiento y reducción de volumen sino por efectos dinámicos del aire.

    Se distinguen dos subgrupos:

  • Compresores radiales – Son aquellos que trabajan según el principio de la compresión de aire por fuerza centrífuga.
  • Compresores axiales – En este caso, su funcionamiento se basa en el principio de la compresión axial y pueden alcanzar caudales desde los 200.000 a 500.000 m /h y presiones de 5 bar.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Mas información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar" a continuación, está dando su consentimiento.

Cerrar